809-563-8783

loly1007@hotmail.com

La canción que quería escuchar!

La canción que quería escuchar!

 

Un día como hoy (15 febrero 2017) hace un año abrí mi corazón para contar una historia, una experiencia y un proceso que marcó mi vida y la de la mi familia con las obras de bondad, amor y fidelidad de mi Dios. Abrí mi corazón para contar el milagro, la esperanza y el poder de su gracia que me basta.

La razón de abrir mi corazón es el de llenar el tuyo; infundiendo en ti fe y valor en creer que cada día hay misericordia, bien y favor de Dios para superar los desafíos, y para aprovechar la oportunidad de aprender y de avanzar hacia la meta; el propósito que Él tiene para ti. Seguimos viviendo un día a la vez, seguimos contando la historia de un Dios maravilloso y también poderoso que me dijo no temas yo te ayudo.  Te lo dice hoy a ti también!

 

La canción que quería escuchar!  

Esta historia tiene tantos detalles importantes, y cada uno es una experiencia por sí sola. Dios sin duda me acompañó en este viaje, con todas sus escalas y destinos finales. En algunos dejamos parte de nuestro ser y en otras obtuvimos aprendizaje y madurez.

Ya les he hablado de algunos milagros y sobresaltos en medio del proceso. Este ha sido un desafío con letras grandes y en negritas. No fue fácil el camino, pero si posible el milagro. Es maravilloso escuchar respuestas favorables a peticiones presentadas  a Dios con toda la fuerza de nuestros corazones.

Después de todas las etapas del proceso, de cada reto, ya casi al terminar las cosas se pusieron un tanto difíciles, eso de alguna forma me quitó un poco de esperanza; terminar, ya era como una utopía, pues una y otra vez se tornaba más largo el camino. Un día grité desesperadamente, que esto tenía que terminar de una u otra forma, aunque fuera con mi vida! Duro, no? Estaba cansada, aburrida y con los niveles de esperanza un poco  bajos dentro de mi ser.  En el último proceso del tratamiento, luego de la quimioterapia, vino la radioterapia. No fue del todo fácil, pero al menos fue menos agitado.

Pienso que es muy sabio estar pendiente, mientras caminas, de los detalles que pueden variar en el camino; en realidad no podemos dar por sentado las cosas, habrá sorpresas, algunas muy desagradables y decepcionantes. Pero también sería bueno estar pendiente de lo que Dios hará en cada situación, cuando se compliquen las cosas; entonces confía aún más. Sé que es difícil pasar de las palabras a los hechos, pero es lo único que te salvará de tus temores y del proceso en sí.

Cuando estaba terminando la radioterapia, me preguntaba: ¨ahora ¿qué vendrá?¨, la verdad anhelaba escuchar que todo terminaría. Oraba y pedía con todo mí ser que ya terminara; Pero Dios sabía cuándo y cómo sería ese momento!

Al término de la radio, nos tocaba ir de vuelta a consulta médica, debíamos entregar el informe del tratamiento de la radioterapia y otros estudios médicos; para ver mi situación y decidir lo próximo en el proceso.

Yo oraba al Señor y le pedía con mucha fe, que todo saliera bien, que el tratamiento terminara y que me dieran de alta. Le dije a Dios que necesitaba escuchar buenas noticias… le decía: “Señor, buenas noticias; por favor, por favor”.

Clamaré al Dios Altísimo,
Al Dios que me favorece. Salmo 57:2

Cuando la doctora revisó el informe y los estudios, luego de darnos unas instrucciones de otros tratamientos (preventivos y de seguimiento) que debía seguir; ella hizo una pausa, llamó al consultorio a sus médicos asistentes, enfermera y personal del centro; y luego todos juntos entonaron una canción improvisada que expresaba entre otras muchas palabra, la frase: “Estás curadaaa”. De esa manera pude escuchar lo que tanto esperaba!!

Dios mío, que hermosa fue esa canción, sin mucho ritmo, pero con toda la entonación musical que necesitaba escuchar mi corazón. Le había pedido al Señor una buena noticia, y me lo dijo cantando!

Nunca olvidaré ese día, esperaba que todo terminara, y aunque aún me faltaban algunos procedimientos y tratamientos, ya tenía la noticia que esperaba tanto mi corazón, el milagro, la canción!

Si tienes la sensación de que tu camino se alarga, que no termina y siempre hay algo más; Ten fe en el Señor, cuando menos lo esperas escucharás la canción, la respuesta de Dios para ti, siempre buena, siempre favorable, siempre perfecta.

Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová. Salmo 27:14

A veces no será en tus términos, pero aun así, su respuesta será la mejor para ti. Tú solo confía. Vive un día a la vez, creyendo más cada vez; sabiendo que Dios hará sonar las melodías que alegrarán y alentarán tu corazón.

Quería escuchar que todo terminó; Pero aunque no fue así del todo, escuché una gran noticia que superó la ansiedad por terminar todo el proceso. La historia de Dios no se detiene. Él cumplirá sus propósitos en ti.

Tengamos fe; el milagro vendrá. Escucharemos entonar la canción!

El SEÑOR cumplirá su propósito en mí; eterna, oh SEÑOR, es tu misericordia; no abandones la obra de tus manos. Salmos 138.8

Seguimos caminando, viviendo un día a la vez