809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Ella!

Ella!

La mujer agraciada tendrá honra, Y los fuertes tendrán riquezas. Proverbios 11:16

Su historia es perfectamente una obra literaria escrita por autor excepcional. Poner atención a ella, escuchar y verla actuar a lo largo de toda su vida, es ver en primer plano la manifestación de Dios en misericordia, amor y bondad, otorgadas en alguien igualmente especial.

Ella ha inspirado y desafiado a todo aquel que ha caminado a su lado. En cualesquiera de los escenarios, como mujer, como profesional siendo médico y desde su mejor y más especial faceta, la de servir a los demás; siempre marcó la diferencia y aún sigue dejando un legado maravilloso.

Es un gran regalo tener un ser de esta especie cerca de mí, y más hermoso es que lleve su ADN. Su sangre corre por mis venas; ella me llevó en su vientre por más o menos 9 meses; Es definitivamente maravilloso que una mujer de ese calibre sea mi mamá.

Sé que la mejor madre de todo el mundo la tiene cada hijo o hija; Pero yo puedo decir con toda humildad que Dios nos permitió a mis hermanos y a mí, tener una mamá muy especial, una mujer única; ella ha sido maestra, amiga, cómplice, consejera, enfermera, payaso, abogado y tantas cosas más.

Su vida no ha sido fácil, pero ha sido hermosa. Ella tiene una gracia, que sabemos, sin duda viene de Dios. También tiene una fuerza y un carácter sin igual.

Hace poco, mis hermanos y yo, hablábamos de ella en público, a propósito de su cumpleaños, y sé que todos hicimos el mejor esfuerzo por decir en pocas palabras lo que ella significa para nosotros. En esos días meditaba todo lo que mami me ha enseñado sin palabras  y con su ejemplo. Cada momento y oportunidad en las que la tristeza,  los retos, la falta de algún bien, entraba por la ventana de nuestras vidas; como intruso inoportuno, o cuando tocaba la puerta una persona cargando una necesidad; era una lección que Dios nos daba a través de ella.  Verla actuar y responder, era una enseñanza de valor,  de fe, de alegrías y de amor, combinada con el servicio y la compasión!

Su influencia hacia mí la puedo ver fácilmente, en estos últimos años de mi vida.

De mami he aprendido muchas cosas para imitar y poner en práctica, como también para no cometer sus mismos errores. Si, porque ella es maravillosa, no perfecta!

Una de las cosas en la que he sido muy influenciada por ella,  es en la capacidad de adaptarme y aprender a vivir en contentamiento. Dios la usó para enseñar a sus hijos desde temprana edad, a estar contentos cualquiera que fuera nuestra situación. Y créanme que vivimos situaciones muy difíciles y precariedades no tan fáciles de lidiar, más cuando se es un niño y de repente la vida te cambia bruscamente; algunas cosas simplemente las pierdes para toda la vida, otras se detienen hasta nuevo aviso; cambias de país, de amigos, vecinos, tienes que dejar a tu perro, a tu equipo de pelota, tus comodidades y estilo de vida simplemente se trastornan, y de tenerlo todo, familia completa con abuelita incluida, vida económicamente muy estable y todo lo que esto implica, empiezas a experimentar  división en la familia, mudanza de un país a otro, vivir en casas de amigos, tíos; además de condiciones económicas muy diferentes y poco favorables. Todo esto y mucho más, sucedió.

Ella sacó de todo esto lo mejor, y con la sabiduría y gracia de Dios, provocó todo un entrenamiento para la vida. De ahí salimos preparados para enfrentar el mundo… y que mundo nos tocó; una sociedad totalmente diferente a la que estábamos acostumbrados.

Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Filipenses 4:12

En lo que concierne a mí, eso me hizo más potable para el llamado y asignaciones que Dios tenía para mí. Forjó en mí una combinación entre la sencillez y la excelencia para todas las áreas de  mi vida.

La verdad supe adaptarme, cualquiera que fuera mi situación, con sus excepciones, claro! Me costó, pero lo logré, Dios me enseñó a través de ella. Verla hacer un festín entre la carencia y las limitaciones, no se imaginan cuanto me marcó.

Dios sabía lo que hacía, nunca imaginé que sería tan clave en mi vida, todo este aprendizaje que fue completado con otros eventos y personas que se presentaron en mi caminar.

Su fuerza y valor, no sabía que también estaban impregnadas en mí. Solo cuando me vi en eventos muy dolorosos y desafortunados, fue cuando entendí, que también lo aprendí de ella. Otra vez, Dios moldeándome y formando en mí el carácter necesario para momentos y desafíos que vendrían luego a mi vida.

Cuando supe del diagnóstico de cáncer de mama, ya lo he expresado antes, una de las primeras personas que me preocupó en relación a esto , fue mi madre; pero tan solo en el momento en que compartí esta noticia con ella, se presentó ante mí una mujer valiente, con una gran fe y esperanza; segura de Dios, animándome a ser valiente, a tener fe y no temer… pensé que esa misma actitud yo había tomado horas atrás, y no sabía, en verdad, (más por su edad, que por su personalidad), que podría seguir enseñándome, como también que había dejado en mí un depósito de fortaleza y fuerza de voluntad ante la adversidad.

Tan pronto la escuché hablar y ver su rostro, supe que su valentía me había contagiado. Dios, nos había preparado a ella y a mí para un momento como este.

20161206_221755Siempre hemos relajado ella y yo que somos las más chiquitas, y que por esos las dos somos mañositas (una expresión cariñosa entre nosotras…) A pesar de que somos un poco diferentes en personalidad, tenemos muchas cositas en común. Cuando niña yo era literalmente muy pegada a mi mamá, siempre estaba entre sus faldas, y andaba con ella y mi hermana; en la medida en que fui creciendo, me fui despegando y siendo cada vez más independiente, pero de una u otra forma estamos más pegadas que nunca, con todo y lo que eso implica. Pero a pesar de que no siempre es fácil, y más, en esta etapa de su vida (sus años dorados), agradezco a Dios, la oportunidad de seguir disfrutando de ella en primera fila.

Ella me enseñó tantas cosas, algunas las he tomado muy en cuenta, más ahora en este periodo de mi vida. Me enseñó a vivir este consejo divino que se encuentra en la carta a los hebreos:

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.                   Hebreos 12:2a

Aportó tanta sabiduría a mi vida, y lo sigue haciendo!

Claro, es todo un desafío ser su hija, pues seguirle el ritmo no es tan sencillo. Sin embargo es una bendición hermosa tenerla y celebrarla.

Hoy a sus 80 años, recién cumplidos, entre sorpresas, regalos, recuerdos, amigos, abrazos, familia, y mucha, pero mucha gratitud al Señor; Siento el compromiso así como disfruto el honor y el privilegio de tenerla en mi vida, y más valioso es contemplar que hay una parte de ella en mí.

Ella, Cornelita la más chiquita, la mañosita, la chichi linda del Señor, a sus 80 es una mujer maravillosa, una campeona, una amiga para muchos y un  instrumento precioso de Dios para otros tantos. Mujer servicial, sacrificial, amorosa, juguetona, creativa, buena cocinera, abuelita; como hermana, una estrella, como amiga leal, como madre extraordinaria e incansable, como mujer una inspiración.

0999blogElla es mi madre, la madre de muchos que la llaman ¨Mamá Corny¨, la doctora humana y especial para sus pacientes y la hija de un Dios que ha sido bueno, fiel y bondadoso con ella y con nosotros sus hijos!

A sus 80 años, ella suele decir que es una niñita, frente a la eternidad de Dios!

Honrmami-rosa-1a a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da. Éxodo 20:12

Seguimos disfrutando, y aprendiendo de ¨Ella¨