809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Con una carga tan pesada…

Con una carga tan pesada…

lifting-24401_960_720Nunca será fácil caminar con una carga tan pesada a cuestas; el temor y la incertidumbre, te quieren aplastar implacablemente. Es difícil caminar cargando algo pesado y que en  el camino se avance subiendo, lo hace más difícil. Subir  y avanzar, son palabras que nos inspiran un poco de esperanza, pero también representan desafíos He sido intencional haciendo mi esfuerzo de vivir un día a la vez a lo largo de este viaje, porque descubrí lo  beneficioso que me resultaría repartir la carga  asumiendo lo que mi corazón podía atender cada día. No todos los días eran iguales, las preocupaciones, los éxitos y las respuestas de Dios variaban.

Habían días buenos, algunos no tan buenos… y otros  definitivamente difíciles (malos humanamente hablando). En esos días malos, mi esperanza era que en algún momento se cumplirían las 24 horas, entonces se terminaría. Esperaba que el siguiente fuera mejor,  me preparaba mentalmente y en oración para que Dios renovara mis fuerzas, así como renueva cada día su misericordia.

Les digo sinceramente que llegaron momentos en los que no pude lograrlo: – Me cansé!-  decía, -esto es demasiado duro, difícil, y cruel-. Mis deseos de avanzar y seguir subiendo se desvanecían, mi fe recibía golpes mortales… pero en realidad no moría!

Dios, siempre Dios… El venía a mí y rescataba mi alma, susurraba a mi corazón con  amor y misericordia. Me recordaba su bondad y sus propósitos que habrían de cumplirse en mi vida. Me rodeaba de palabras, abrazos, regalos, a través de gente que amo. Él las ponía ahí, justo a mi lado para aplicar a mi corazón una dosis de esperanza que reanimara mi fe en Él.

Atravesar procesos de enfermedad, de duelo, conflictos familiares, perdidas emocionales, ruinas económicas y cualquier otro tipo de proceso difícil; es y siempre será un camino muy doloroso; una cuesta inclinada e incómoda, pero si avanzas lograrás subir a la cima!

Y es así, el plan es subir,  alcanzar madurez, aprender, ser purificado y santificado. Y aunque sea muy pesada la carga y la cuesta inclinada, podemos estar seguros que lograremos subir, no por nuestras fuerzas que ya sabemos son limitadas, no con nuestra debilidad, tampoco con nuestros recursos; pero si con una determinada fe en Aquel que llama las cosas que no se ven a existencia, que calma la tempestad, que es poderoso y también bondadoso.

Este es el Dios en quien Abraham creyó, el Dios que da vida a los muertos y crea las cosas que aún no existen. Romanos 4:17b

Nunca nos dejará solos, no permitirá que desmayemos; nos sustentará, y nos guiará. Aún sea muy pesada y dolorosa  la carga en tu vida; si Él es el dueño de tu vida, ten por seguro que no te destruirá, no te vencerá.

Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano. Salmos 37:24

Cuando experimentaba los días y sus dificultades, la carga tan pesada y difícil, recordaba muy bien esta buena noticia: “Dios no me  pondrá una carga que no me permita avanzar”.

Un buen consejo sigue siendo, vivir cada día con su propio afán, Dios ha prometido estar con nosotros cada uno de nuestros días, ha prometido que nada nos separará de su amor, que nada nos faltará, que nos ayuda y nos sostiene. Entonces mejor, fijemos nuestras fuerzas, no en la carga, más bien en ejercitar nuestra esperanza y nuestra fe en Él.

Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla. 1 Corintios 10:13

Si, la carga ha sido muy pesada, pero Dios ha sido impresionantemente poderoso y fiel. Su bondad y su misericordia me han sostenido hasta subir y avanzar!

Para vivir un día a la vez, cualquiera que sea la situación, necesito pegar mi alma y mi corazón a mi amado Dios… Si es pesada o difícil, no importará si Él a mi lado va!

Está mi alma apegada a ti: Tu diestra me ha sostenido. Salmos 63:8

Con una carga tan pesada necesitas al Dios Todopoderoso!