809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Voltéate y mira…

Voltéate y mira…

Por lo general suelo ser observadora,  llegando a notar algunas situaciones alrededor de mí; Pero siendo honesta son muchas más las cosas que no alcanzo a ver. He vivido una que otra experiencia, altas y bajas; Las relaciones significativas y el hecho de  trabajar con gente en diferentes áreas,  me han enseñado muchas cosas de la vida y las personas.

Vivimos en un sistema de vida  egoísta, pensar en los demás de manera natural, muchas veces se nos hace difícil, o simplemente estamos tan ocupados en nuestras propias vidas  que no vemos a los demás.  Ensimismados; es el mejor término que llega a mi   corazón para definir lo que pasa; observando tanta gente viviendo su vida y concentrados sólo en lo que quieren, lo que necesitan y desean.

Cuando uno atraviesa por situaciones difíciles de salud, es normal que algunos se acerquen para apoyarte. Eso pasó conmigo, lo he dicho muchas veces, recibí amor y apoyo de todo tipo. Fue algo significativamente bueno!

Recuerdo que un día, de manera particular deseaba estar tranquila y pasar desapercibida por todos pues entendía que sería lo mejor para mí (era una fase sensible del tratamiento). Seré sincera, quería estar lo más sola posible en ese momento, pero en el fondo los quería a todos cerca de mí. ¿Les ha pasado? A veces ¨queremos y no queremos¨, es ese tipo de lucha en nuestro interior ¿Quién ganará?…

Mientras ese momento se acercaba; los nervios, temores, expectativas y un poco de ansiedad arropaban mi corazón, y en esa misma medida; yo, ¨la observadora¨, me di cuenta  de que, lo que supuestamente quería con estar sola, no era en vedad lo que deseaba; Se preguntarán por qué. Bueno Porque se sentía muy fea la indiferencia, la pasividad, y la ausencia de los demás.

Es que aunque se suponía que prefería estar sola en esos días, nunca lo manifesté como para que los demás se alejaran; Entonces experimentar el frio de la soledad en los días previos sin haberlo pedido, fue aún más doloroso y revelador.

Sin embargo, en ese momento, alguien fue más observadora que yo.   Y entonces se volteó a mirar y simplemente se encontró con mi  necesidad, vio mis temores y la soledad.

Recuerdo muy bien cuando esa persona en particular, se volteó a mirarme; fue potente como el poder del amor de Dios. Ella quizás no sabe lo que hizo con solo mirar;  eso fue tan  especial, porque hizo más, no se quedó callada y logró que otros también miraran, y entonces el milagro llegó, la lucha en mi interior la ganó el poder, la ganó el favor y el especial amor de Dios.

De repente tenía a muchos mirando mi vulnerabilidad;  orando, acompañando y animándome; Una vez más fue hermoso dejarse abrazar  por Dios a través de la gente que son significativas y cercanas a nuestro corazón!

El día que ¨quería y no quería¨ estar tranquila y solitaria, fue especial por la compañía.  Alguien se volteó a mirar. Se alejó un poquito de su agitada agenda, de sus deseos, de sus luchas.  Tomó de su tiempo y simplemente se acercó a mí y derramó amor y esperanza en mi corazón.

Sucede que Dios siempre está mirando. Él lo ve todo, en especial nuestro corazón. Él enviará a alguien sensible como para  subir la mirada y dejarse usar por Su amor compasivo y misericordioso.

Este camino no es fácil, es agotador. En medio de la enfermedad, los medicamentos, los pensamientos y la incertidumbre, será siempre una bendición que alguien se voltee a mirar y pueda ver lo que muchos no ven.

Pero no tenemos que estar pasando por un tratamiento de cáncer de mama, o una situación extrema; todos en alguna medida y en algún momento necesitamos que nos miren y nos consideren en sus vidas; pero la verdad, no sucede con la frecuencia que debería pasar. Una triste realidad! ¿Qué nos pasa?  ¿Por qué nos sumergimos tanto en nosotros mismos, si cuando extendemos la mano para servir, somos servidos y alentados al mismo tiempo? Si nos juntamos,  la carga será más liviana para todos. Hay tanta riqueza en la unidad, en el compañerismo y en el amor práctico.  Dios estará operando en medio de todos de manera especial.

Sería bueno que  nos volteáramos a mirar, porque es tanto lo que está pasando a nuestro alrededor; hay mucha gente que amamos que están solas, sufriendo, desesperados, tristes, detenidos y asustados.

Es posible que pienses que tu vida está tan complicada como para estar ocupándote en mirar la vida de otros. Quizás piensas que es a ti a quien hay que mirar y ayudar. Y lo más seguro es que sea así. Pero créeme cuando te digo, que aun a ti  y a mí, si estamos pasando un tramo difícil, nos toca voltearnos y mirar. Nos toca  justo ahora.

2016-07-10 16.13.54Yo pido perdón por haber sido indiferente en algún momento a alguien que quizás me necesitó. Yo también me he perdido en mi misma muchas veces.                                                            En este momento, mientras lees, es probable que te sientas solo o que ya no puedes más; aun así quiero animarte a que tengas esperanza; alguien llegará a mirarte. Hay una mirada especial y poderosa que siempre está sobre nosotros. Mantente firme  en la verdad de que Dios siempre te ve, su mirada es compasiva, su mirada es fuerza, es poder, es amor. El Dios que nos ve, es el Dios que nos ama, es el Dios de poder!

Esta es una historia hermosa que recomiendo que leas en el libro de Génesis capítulo 16. ¨ A partir de entonces, Agar utilizó otro nombre para referirse al Señor, quien le había hablado. Ella dijo: «Tú eres el Dios que me ve». Génesis 16:13ª 

Es la mirada de Jesús cuando vio a Zaqueo en el árbol, reconociendo su necesidad de perdón y redención, Lucas 19:5  ¨Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.¨

Es el mismo Jesús que ve  en Juan 1:48  ¨Natanael le dijo: ¿Cómo es que me conoces? Jesús le respondió y le dijo: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi…¨

Dios también quiere usarte como sus ojos para mirar, sus manos para servir y abrazar  al que está cerca de ti; se sensible a Su corazón.  En medio de tu mundo complejo lleno de necesidades, te animo a que hagas un espacio en tu vida y mires a tu alrededor, te sorprenderás con lo que te encontrarás: corazones vulnerables deseosos de que los animes y alientes.

Ten fe, alguien se volteará y te mirará a ti también, pero hoy  hazlo tú…¨voltéate y mira¨

¨Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor. Salmo 34:15¨