809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Celebra!

Celebra!

Celebro tu cumpleaños tan pronto vi asomar el sol… y en este día glorioso pido tu dicha al Señor…

Estas son las primeras líneas de la canción de cumpleaños que solemos cantar en dominicana; y es la que más me gusta pues inicia con la palabra mágica: Celebra!!

En mi familia, celebrar siempre ha sido una costumbre, y más si de cumpleaños se trata. Cada año, mi madre hacía (y de alguna forma aún lo hace) tod20160710_221522 (1)o lo posible para celebrar  nuestros cumpleaños; esmerándose para que fuera un día especial, que recordáramos con alegría. Así que para nosotros, pasar un cumpleaños sin celebrar, era sencillamente inconcebible, siempre hay que celebrar.  Mi madre  dice: ¨cumpleaños sin bizcocho, no es cumpleaños, el bizcocho no puede faltar¨, hay que celebrar…

La mayoría de la gente a medida que va cumpliendo años… se preocupa por los años que van acumulando. Nadie quiere ponerse viejo, esa es una realidad.
Cuando nos acercamos a los 30, es toda una tragedia. Pues los años se van reportando como un aviso de que está quedando pocas reservas  de nuestra  juventud. Al llegar a  los 40 ya no es un aviso, es un ultimátum… y nos asusta, sentimos que en verdad ya no somos los jovencitos aquellos. Hace rato que ya no lo somos.

Cada cierto tiempo me gusta pensar en el tema de la edad y de los años; y se me hace naturalmente agradable meditar en ello como etapas de vida en las que he sido bendecida por el Señor, a través de enseñanzas, experiencias y desafíos. Muchas veces me deleito y lo disfruto, aunque en otras ocasiones, no les negaré, también lo sufro.   Pero me gusta cumplir años y avanzar…

En 2013 julio 10, cumplir años cobró un significado muy particular.
Recuerdo que fue la primera vez en mi vida que no sabía si celebrar los años vividos con la esperanza  de los años que estaban por venir. Pensaba ¿En realidad vendrían? ¿Cómo serían esos años? Pasaron muchos pensamientos por mi mente y preguntas similares a estas.

Atravesar un año en medio de la enfermedad, cirugías, cambios drásticos en mi cuerpo, (como saben, algunos temporales y otros permanentes), no fue nada fácil;  Todo esto te hace dudar y te quita las ganas de celebrar.

Sin embargo, elegí pensar en la bondad de Dios,  me inspiré, confié y entonces  otra vez, decidí vivir un día a la vez.  El día 10 de julio de 2013, en medio de la adversidad que estaba viviendo, celebré con alegría.

Le di gracias a Dios por amarme y darme una vida privilegiada viviendo la hermosa verdad de ser redimida por su amor y perdón; y también su salvación por medio de Cristo. Celebré sus promesas, cada día de fortaleza, su amor incomparable y su paz. Celebré mi familia, la dicha de tenerla, los amigos, mi matrimonio, celebré los años vividos.

Tres años después, nueva vez, celebro mi cumpleaños reconociendo la fidelidad de su amor y bondad, valorando a mi familia y la dicha de estar juntos a pesar de las circunstancias y desafíos. Siempre juntos.

IMG-20160710-WA0031Celebré la bendición de tener a un hombre maravilloso a mi lado, que me toma de la mano todos los días,  para poner manos a la obra del Señor y  disfrutar la vida plena en Cristo Jesús. Celebro  su amor y su vida pegada a la mía. Celebro a Cristo en el centro de los dos.                                                                                                   La fiesta por la vida la hice con esperanza y profunda gratitud. La fiesta se armó, con la familia, esposo, bizcocho, globos y el gozo del Señor en nuestros corazones. Fue un día glorioso; Si, una vez más pude reconocer el favor de Dios en mi vida, manifestada en cariño, salud, abrazos, palabras de amor, regalos materiales y del alma, envueltos en papeles de amor y fraternidad!

Vi los rostros de algunos celebrando con alegría a causa de mi vida. Escuché tantas palabras pidiendo al Señor dicha para mí vida, pues sabían que era el regalo mejor, y así lo fue.

Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas; y tus pensamientos para con nosotros, no te los podremos contar; si yo anunciare y hablare de ellos, no pueden ser enumerados. Salmos 40:5

Cada año que vivimos es una clara evidencia de la bondad de Dios. ¿Lo has pensado? Cumplir años es más que simplemente ponerte más viejo, es una oportunidad más de experimentar el propósito de Dios aquí en la tierra y llevarlo a cabo, reconociendo que  cada día que vives tiene un significado en Él. Es observar lo que has crecido, lo que has avanzado y meditar en lo que falta por avanzar.

¿No ha hecho Dios maravillas en tu vida? ¿Por qué celebrarías hoy?

Me gustaría invitarte a meditar sobre las razones que tienes por las cuales celebrar. Deléitate en contar la misericordia de Dios; su perdón, la provisión de amor que ha derramado en tu corazón, anímate, ponle nombre a cada una de ellas y celebra!

Celebra aunque no haya globos ni bizcocho, aunque no lleguen los regalos, aunque hoy no sea tu cumpleaños, aunque estés pasando por una prueba; Dios está contigo y eso es suficiente! Date la oportunidad de valorar la vida tomando como punto de partida la Cruz, el perdón y la redención, que vienen servidas en amor infinito de Dios.

Celebra, poniendo manos a la obra y viviendo según el diseño en que fuiste creado.

Hablo a aquellos que tienen una relación verdadera con el Señor; y a quienes entienden que aún no la tienen, mi invitación es que hoy inicies esa relación, corre a la cruz y allí celebra tu salvación en Cristo Jesús.

Hoy mi corazón hace fiesta de gratitud al Señor, contando los años de vida y sus maravillas en mí,  las pasadas, las presentes y las que están por venir! Celebro el depósito de su Palabra en mi corazón que provoca fe, esperanza, sabiduría y  una paz incomparable que alimenta mi alma cada día.

Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría. Salmo 90:12

Celebra, viviendo de tal manera que tu vida sea una adoración viva, en obediencia, gratitud y amor a tu Creador.  Celebra aunque hoy no sea el mejor día, ten fe, esperanza y valor en las promesas del Señor.

Yo celebro la bondad de Dios en mi vida, trato de hacerlo cada día, un día a la vez!

Celebra…