809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Estoy orando por ti!

Estoy orando por ti!

Cuantas veces me invadió la incertidumbre y la desesperación; en algunas ocasiones me visitó la duda y el temor, y por momentos estuve triste, pero encontraba paz al recordar que Dios estaba al control y me ayudó mucho saber que había personas que estaban orando por mí.

Cuanto aprecié y que gran regalo fue para mí, cada vez que alguien me decía “estoy orando por ti;”  fue impresionante saber que hubo familias completas que oraban constantemente por mí. Iglesias, amigos, hasta gente que no conocía y otros que hoy aun no conozco; dedicaron cadenas de oración y ayunos intercediendo por mi vida.

Hubo algunos que de manera particular cautivaron mi corazón y me dejaron sorprendida, no de que Dios me demostrara su amor a través de ellos, si no que ellos me amaran de la manera que lo hacían, en algunos casos ni bien me conocían, no tenían una relación conmigo o mi familia directamente. Pero sólo por saber que estaba pasando por esta situación de salud, se dedicaron a orar por mí intencionalmente.

Recuerdo una señora que me llamaba cada cierto tiempo para orar  conmigo vía teléfono y darme seguimiento. Esta señora se tomó mi situación como suya. Doña Juana me llamaba desde su casa en los Estados Unidos, oraba fervientemente, y me daba ánimo. Nunca la he visto, no la conozco. Pero cuanto bien me hacían sus oraciones. Terminé orando por ella y sus necesidades, Hoy sigo presentándola ante el Señor, la recuerdo con mucho cariño. Espero algún día conocerla personalmente. Dios bendiga abundantemente la vida de doña Juana y sus hijos!

La gente que se dedica a orar por otros, son  tesoros que Dios nos da para ser bendecidos, animados y apoyados…

Dice la Palabra de Dios, que la oración del justo puede mucho. Y es así en vedad, es la oración de fe y eficaz que se une a nuestros corazones necesitados en un clamor ante el Señor,  sabiendo firmemente que encontrará audiencia en los cielos.

Pasó también, que una tarde me llamaron para invitarme al cierre de una temporada de matutino que tenía una iglesia amiga. La razón de la Invitación fue porque yo era una de las tantas peticiones por las que se estaban orando y la pastora quería que yo participara para que oraran por mi estando yo presente y también que compartiera con ellos. Fue simplemente hermoso; primero el gesto de que me incluyeran en sus oraciones diarias de las 4 ó 5 de la madrugada, y luego fue muy emotivo lo que algunos me dijeron y lo que sentían en sus corazones al orar por mí; cómo me imaginaban (porque no me conocían)  uno en particular me llegó a decir que oraba por mi como si yo fuera su hermana mayor. No tuve palabras ni las tengo ahora para expresar como me sentí, lo que sí puedo decir es que fue como un combustible para llenar el tanque de la fe en Jesucristo y otra vez recibir amor y más amor de la gente y de Dios.  Disfruté la fidelidad de Dios. Nunca olvidaré esa madrugada! Gracias Señor por estos intercesores; Oro porque sus vidas estén siendo bendecidas de maneras extraordinarias, así como para toda esa iglesia. Gracias por ellos!20150927_062625

La oración es un regalo, un privilegio que nos abre la puerta a una comunión genuina con nuestro Señor. La oración es música y deleite al oído de Dios, Él quiere escucharnos, y a su vez hablarnos. Tenemos a quien orar y confiar que nos escucha. Podemos venir con confianza a nuestro Padre y alcanzar oportuno socorro.

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:16

Hay personas que quizás no te dirán muchas cosas para animarte, ni tampoco te preguntarán sobre tu situación, pero sí estarán orando por ti. Harán todo el esfuerzo  por permanecer como intercesores. Orarán sin descanso como si fuera a ellos que le estuviera pasando. Llorarán delante del Señor por ti, suplicarán a tu favor. Se de muchos que estuvieron acompañándome en oración constante y aferrados al Señor, que aunque no me decían muchas cosas, si me dejaban muy claro su entrega en la oración buscando el favor de Dios  para mi vida manifestado en sanidad, así como en otros aspectos también importantes.

Algunos de ellos, hoy me confiesan  lo mucho que oraron por mí, otros son puestos en evidencia por sus cómplices en la oración, cuando me dicen palabras como esta expresión: “Wao, pero esa persona te quiere mucho, no dejaba de orar por ti cada día hasta verte sana,” Me quedaba sin palabras pero profundamente agradecida.

Horas antes de la cirugía, alguien en forma de broma me dijo -“yo creo que en el Cielo deben estar diciendo: si, si, ya se, que sane a Loly. Si, si, si ya te escuché, que todo salga bien en la cirugía; si, si, ya sabemos que tú la quieres mucho;  ¿Sabes qué? Nosotros aquí la amamos también!” Lo decía en broma, pero era, porque había muchas personas presentes allí y desde otros lugares, orando por mí en esos días.

Es maravilloso, tan solo con escribirlo, pensarlo y escucharlo, me invade una alegría incomparable acompañada de mucha; pero mucha gratitud. En aquellos días saber que estaban orando por mí, me daba mucha paz, hoy recordarlo me inspira y fortalece mi fe.

Me gusta orar, Dios ha tratado conmigo de forma especial en la oración, es mi espacio de más confianza, allí soy puramente yo. Sin embargo, después de esta experiencia de ser la petición de muchos en sus oraciones, me ha dejado con una asignación permanente de orar aún más por los demás y no dejar de orar por cada persona que se puso de rodillas en oración por mi causa. Oro por ellos y doy gracias al Señor. Ellos saben muy bien quienes son, donde quieran que se encuentren, los conozca o no, sé que serán bendecidos en manera muy especial por nuestro Señor.

Ahora yo quiero seguir la cadena, orando por aquellos que quieran darme esa oportunidad de interceder por sus vidas, cualquiera que fuere su necesidad. No importa que los conozca o no, quiero orar por ellos.

En este Blog, hay una sección; se llama “Quiero orar por ti” allí puedes entrar y llenar los espacios en blanco para tenerte en nuestra lista de oraciones. También puedes escribirme a cualquiera de mis correos ( loly1007@hotmail.com  lolydemontas@gmail.com ) y escríbeme tus peticiones, las manejaré con mucha discreción y privacidad. Espero por ti!

…”Y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”  Santiago 5:16b (RVR)

Déjame orar por ti!