809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Acompañada o sola, Dios siempre presente!

Acompañada o sola, Dios siempre presente!

Hasta que no te acerques y te hagas presente, no sabrás lo que en verdad toda persona sufre cuando tiene que atravesar el dolor, cualquiera que sea la causa. En momentos así uno quiere ser acompañado por las personas que están más cerca de nuestro corazón, aquellas con las que tenemos mucha confianza y que en verdad entendemos que nos harían mucho bien.

Dios no nos envió a este mundo solos, El creó al ser humano para que se relacionara y no estuviera solo. No es bueno estar solo, y mucho menos en momentos o temporadas difíciles. Pasar por la enfermedad, el duelo, o cualquier otro proceso  sin la compañía de la gente que importan para ti, es muy triste, y  añade más dolor y dificultad.

Sin embargo en mi experiencia, yo pude disfrutar el ser acompañada y aprender más sobre el acompañamiento, la soledad,  los amigos y la gente que te rodea.

Pude observar el amor de Dios a través de personas extraordinarias que siempre han estado conmigo en gran parte de mi vida, ellos son los que asumieron este desafío como suyos, sintieron que fueron diagnosticados juntamente conmigo y asumieron  todo lo que esto implicaba. Siempre se expresaron incluyéndose en el proceso: “cómo lo vamos hacer, cuál es el paso que tenemos que dar,  vamos a superar esto… tenemos, vamos, hagamos” Así se expresaban!

Fueron y son aun mis compañeros más cercanos, más presentes y más sacrificados. Son  de las personas que más amo. Los amaba antes del cáncer y los amo hoy  profundamente, como también sé que ellos me aman a mí… siempre juntos!

Pero también fui sorprendida con aquellos que no tenían por qué estar conmigo, sin embargo dijeron presente de muchas maneras y en diversas ocasiones. Dios me sorprendió con su amor usándolos a ellos como parte del milagro. Fue simplemente hermoso!

Pero aprendí que no todos estarán, no todos los que amas se sumarán, no todos los que necesitas dirán “presente, aquí estoy”. Las razones pueden ser diversas, muchas de ellas justificadas y entendibles, la verdad que sí. No los juzgo más bien los entiendo. Pues Dios me enseñó tanto con esto, que pude sacar una hermosa enseñanza.

Nuestro Padre no desea que estemos solos, quiere que recibamos su amor, su provisión y su paz, a través de las personas que están cerca de nuestro corazón. Siempre lo he sabido, pero en este tiempo recién vivido aprendí y confirmé de qué se trata en realidad.

Aprendí que por alguna razón hay personas que sin tener por qué, nos aman y quieren ser parte de nuestras vidas en muchos sentidos. Gloria a Dios por ellos!!   Es maravilloso encontrarte con esta hermosa sorpresa: hay gente que me ama más de lo que imaginaba;  su amor  cautivó mi corazón.

Aprendí que algunas personas que piensas que estarán contigo en momentos difíciles simplemente no estarán, y sin importar las razones, es aquí donde está la mayor enseñanza. Es que Dios en la ausencia, en la escasez y hasta en la indiferencia de muchos,  quiere hacernos más dependientes de Él que de la gente. Dios quiere que nos relacionemos, pero nunca que seamos dependientes de los demás.  El es más que suficiente.

…”Porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.» Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda; no temeré…” Hebreos 13:5, 6 (NVI)

También aprendí que no es verdad que los amigos verdaderos se conocen en la cárcel, el cementerio o en la enfermedad. No, definitivamente no pienso así, hay gente que te ama y no puede ir a la cárcel o visitarte en el hospital, o simplemente no alcanza llegar al funeral. O quizás no están preparados para estar a tu lado en un momento así, pero son tus amigos  desde la distancia y el silencio.

 Lo más impresionante de todo es que Dios nunca faltará, es Aquel que nos ama con una clase de amor sin igual, capaz de transformar todo nuestro ser y llenar nuestras vidas con lo que en realidad necesitamos.

Por más tímidos y auto suficientes que queramos ser, siempre el acompañamiento de la gente que te importan será significativo, saludable y beneficioso para ti, claro que si!… Pero no más que la compañía del Magnifico y Poderoso Dios: no falla, no se retrasa, siempre fiel, siempre capaz de hacer todo lo que justamente necesitas. El estará ahí para ti, te acompañará como nadie lo podrá hacer y te amará como nadie podrá alguna vez amarte.

Ser acompañado es tan importante y tan significativo, pero nunca debe ser valorado más que la presencia, la gracia y el favor de Dios. Si cuentas con esto puedes estar tranquilo, Dios se encargará de cuidarte, te enviará las personas correctas para amarte, acompañarte, apoyarte, justamente en lo que necesita tu corazón!

Unas semanas atrás alguien me dijo que se sentía sola y abandonada. Esta persona está pasando por un momento de dolor, y aunque no está, en realidad  sola, entendí perfectamente lo que me decía. Le dije que la entendía y sabía lo que estaba viviendo, que a veces necesitamos experimentar la soledad para reconocer que Dios es el único que siempre estará!

Gloria a Dios por la familia, los amigos, los compañeros del camino, por la soledad y por el acompañamiento! Porque a través de ellos y sin ellos Él permanece siempre FIEL!

FB_IMG_1425406860183-1Dedicado a Francis Montás y Cornelia Hernández  dos de  mis compañeros  de siempre… son instrumentos de Dios para decirme te amo!  Yo, les amo profundamente.20150710_144429-1