809-563-8783

loly1007@hotmail.com

El Primer día (segunda parte)

El Primer día (segunda parte)

La segunda verdad que he aprendido de los pasos difíciles, es que después que inicias, vas perdiendo el miedo, y todos los sentimientos se van  aplacando. Eso pasó ese día, luego de recibir el tratamiento; en verdad fue difícil, pero no tanto como creía. Estaba muy tranquila, en mi interior (allá en el fondo je je je) había una especie de emoción, que en ese momento no sabía explicar, pero que me anunciaba que experimentaría grandes cosas en Dios.

La sorpresa para todos, fue que cuando Francis llegó a Honduras, los primeros días de su compromiso, era un retiro espiritual para trabajar con la vida de cada uno de los pastores y ministros que asistieron: Faith Walking, cuanto bien le hizo a su corazón! Dios tenía ese oasis para mi esposo, justo el primer día de este camino. Mientras yo estaba siendo un poco¨ valiente¨ en el área de terapia, siendo cuidada por el Señor; a mi esposo le estaba dando un entrenamiento para cuidar y fortalecer su corazón y estirar su fe.

El primer día fue cuando Dios comenzó a procesar, entrenar, capacitar nuestros corazones. Fue el día que marcó nuestras vidas, familias y ministerio; para hacernos crecer y madurar en muchos aspectos. Oh Dios! cuanto crecimos y cuanto aprendimos!

A partir de ese día, empecé a caminar sobre un milagro ya hecho por Dios, no solo para mí, también para mi esposo, mi madre, hermano y hermana, y también para mi amada iglesia.

Cuando estés frente a situaciones de esas que tienes que enfrentar (inevitablemente), que son difíciles, engorrosas, desgastantes y sobre todo que te dan mucho temor; Toma la  decisión  firme y hazlo, da el paso agarrado de la mano de Aquel que es poderosamente capaz de llevarte seguro en cada pisada que tengas que dar; busca en tu corazón, la fe, el poder, el amor y el dominio propio, no le des largas, confía y avanza rápido en fe. Todo saldrá bien si Él está contigo. Es que estoy hablando del Dios todopoderoso que hace milagros. Él es Jehová Rapha; el Dios que sana.

“…Yo soy el Señor que les devuelve la salud.” Éxodo 15:26 (b) NVI

Jehová Shalom, el Dios de Paz, Redentor, Roca eterna y fuerte.

Es el mismo que resucita muertos, da vista a los ciegos, que es capaz de sanar tu corazón y traer liberación a tu alma.  Aquel y único que puede salvar, de ese Dios que he conocido desde niña, me aferré ese primer día, como nunca antes en mi vida.

Quizás hoy es uno de esos días, en que estás por llegar a tu ¨primer día¨, puede ser no solo por procesos de salud, también por pérdidas de seres queridos, fracasos y ruinas financieras, una relación que terminó, una condena que pagar, abandono, soledad; te traicionaron, te lastimaron y ahora te toca avanzar, dar el primer paso para atravesar el dolor justo por el medio y salir victorioso.

No tengas miedo, da el paso, y llévate esta poderosa verdad de Dios para el camino:

¨Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.¨ 2 Timoteo 1:7

El Dios todopoderoso está dispuesto acompañarte en tu primer día, y todos los días del resto de tu vida. 

¨Por lo cual, por causa de Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.¨ 2 Corintios 12:10

Amén.