809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Cada día, cada vez!

Cada día, cada vez!

nuevas son cada mañanaAsí que prácticamente … cada día, cada vez… fue una experiencia de fe, de milagros, de madurar, de esperar, y de confiar.

Cada día, cada vez.. tenía una lección, una enseñanza que aprender, un dolor que sufrir, pero un bálsamo que recibir. Una angustia, una incertidumbre, una esperanza, una seguridad.

Lo he dicho muchas veces, Dios me visitó cada día con su fidelidad!

En medio del proceso abrumador, yo estaba expectante … y hasta sonriente muchas veces, pues sabía que cada vez, el camino sería menos. Cada vez falta menos, cada vez quedan menos cosas y te acercas a la meta… estaba convencida de que todo saldría bien!

Pero el camino en que transitas cada día, tiene su propio afán. Todos los días nos enfrentamos a retos, cargas y pasos a veces agotadores; más cuando estás atravesando un proceso difícil. Es por esto que necesitamos a Dios, solos no lo lograremos. La maravillosa noticia es que nuestro Dios es fiel; dice la Biblia que su misericordia se renueva cada mañana. Cada día trae su propio afán, cada día (cada mañana) es renovada la misericordia de Dios. Es Dios diciéndome: Tranquila, lo tengo todo cubierto!!

Viviendo con la actitud, de asumir el proceso de Dios, no dejé de enfocar mi vista en Él, pero no solo para que me sacara bien de esta situación y resolviera todos mis problemas, también porque entendí, que tenía que ser obediente, que este proceso no me libera de cumplir con el propósito para el cual fui diseñada y creada, al contrario, asumí que esto era parte del desempeño de ese diseño y del plan de Dio para mi vida.

La Biblia dice en mateo 6:33

¨Busca primeramente, el reino de Dios y su Justicia y todas las demás cosas, entonces vendrán añadidas a tu vida.¨

Ocúpate en glorificar a Dios, sirviéndole, mientras Él se ocupa de ti. No importa que estés atravesando por un trayecto difícil, aún en el dolor, busca primero el reino de Dios!

La realidad es que solo tienes seguro y vigente, las horas que van corriendo en este instante, el pasado se fue, y el futuro no ha llegado, no puedes manipular el tiempo, no puedes hacer nada con esa realidad. Aquí y ahora confía en Él. Concentra toda tu vida en el Dios eterno y fiel. Haciendo así, tienes seguro la compañía, la gracia, el favor y la misericordia de Dios; también su protección. Él está presente en todos tus ¨hoy¨ y en todos tus ¨mañana¨.

Dicen por ahí.. El día de ayer es como un “cheque cancelado”; y mañana, no existe! No podemos pretender vivir y asumir las cosas que aún no han sucedido. Podemos prepararnos según fuera el caso, pero no deberíamos angustiarnos o afanarnos si aún no ha sucedido, no ha llegado!

Aún no ha llegado, no es real en tu vida.. es posible que cuando suceda sea muy diferente a lo que pensabas, o sea menos de lo que creías que te costaría, o quizás más.. o quizás ni suceda!

Dios es quien tiene el control de tu futuro, descansa en Él… ¨Un día a la vez¨!!

Si no tienes una relación con Dios, entonces búscale y abre tu corazón a Él, déjalo entrar; disfruta de su Gracia y su Favor, aprende a caminar con Él entre milagros, enseñanzas, disciplinas, servicios, y un incomparable amor.

En verdad es de sabios servir a Dios, es de sabios creer en su palabra, y más sabio es ponerla en práctica. Vivir su Palabra.

Cada día, aplica la verdad de la Palabra de Dios en tu vida, no importa cuál sea tu realidad, recuerda, la Biblia dice:

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.

Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:22-23

Cada día su misericordia se renueva, así es la fidelidad de Dios.

No te saltes ningún paso del proceso, ¨cada vez¨ que se compliquen las cosas, por más que tu corazón quiera salir rápido del momento, procura asimilar y aprender de lo que está sucediendo. Quédate ahí tranquilo, esperando la fidelidad de Dios, te visitará cada día y cada vez que lo necesites. Siempre hay algo que superar y también algo que aprender.

Es muy cierto, cada día trae su propio mal, pero también cada día, puedes contar con la misericordia de Dios constantemente renovada, disponible para ti!

Él me visitó con su fidelidad cada día difícil y cada vez en que más lo necesité.