809-563-8783

loly1007@hotmail.com

Sentimientos Encontrados

Sentimientos Encontrados

2016-02-19 16.19.16Extrañamente, sonreí, luego me abrumé! Así estaba mi mente y corazón ese día, sabía que recibiría la respuesta. Oré intensamente, le rogué al Señor que me librara de esa situación; transcurridos unos minutos dejé de rogar al Señor, ya estaba entendiendo que la difícil noticia llegaría, y si, tiempo más tarde, desafortunadamente llegó a mi. Cuando la escuché mi respuesta fue: Sonreir… Era una paz irracional e inexplicable. Al principio pensaba que estaba en negación, luego entendí que era esa ¨paz.¨…la que sobrepasa todo entendimiento.. (Filipenses 4: 7) Dios estaba guardando mi corazón.

Los sentimientos, juegan en nuestro corazón indiscriminadamente, y si los dejas fluir pueden fácilmente gobernar tu vida.

En nuestra congregación siempre hemos enseñado que los sentimientos no deben ser la fuente principal de nuestra motivación para actuar en la vida. Si bien es cierto que cuando son buenos y agradables son responsable de nuestro buen ánimo, también pueden engañarnos, e incluso destruirnos, pueden hacernos creer muchas mentiras y opacar nuestra vista a la efectiva y eficaz verdad.

Pero resulta que es muy bueno e inevitable sentir y saborear las emociones que estan saltando en nuestros corazones, en especial cuando son de alegría, satisfacción y logros alcanzados.

El sentimiento y las emociones son parte natural de nuestra humanidad; Y estoy segura que Dios los colocó en nuestro sistema humano con una finalidad muy especial.

Pero, cuando los sentimientos son duros, y ásperos, son difíciles y desalentadores,¿ Qué quisiéramos hacer con ellos?… NO sentir!

Es aquí donde sentir no es tan bueno…

Abrumada es la definición de un segundo sentimiento que entró en mi, luego de asimilar y hasta sonreir acerca de la realidad. Le di luz verde por un rato a mi mente, e hizo un recorrido, rápido y profundo de todo lo que se suponía pasaría con mi vida, a patir de ese momento.

Más de un año de tratamiento, cirugías , procedimientos ambulatorios, visitas frecuentes al médico. Este tipo de tratamientos es muy demandante, hay que estar pediente de muchos detalles, al igual que muchas pruebas de laboratorios, los efectos secundarios, las cosas que cambiarán en tu cuerpo, algunas temporalmente y otras para el resto de tu vida… las cosas que tienes que dejar de hacer, en fin ; No es fácil!

El diagnóstico, el tratamiento, los procedimientos, el excesivo costo y los efectos secundarios, no te dejan más opción que asustarte!

Por todo esto y mucho más, rápidamente hubo un atentado en contra de esa paz… Demasiada información, todas ¨difíciles, malas, y desagradables. Qué hacer?.. son tantas, asustan y te cargan!!!

Cuando llega este tipo de situaciones que escapan de nuestro control, solemos primero, angustiarnos, luego tratamos de buscar solución y respuestas en nosotros mismos o en nuestro entorno.

Es una reacción normal, es nuestra naturaleza humana saliendo al frente de la situación. Pero, cuando tenemos a Dios en nuestro corazón, este tipo de reacciones deben ir menguando en la medida que vamos profundizando nuestra relación con Él. Cuando nuestra fé va en aumento nuestra humanidad va dejando espacio a la obra de Dios en nosotros.

Todo esto, se lee muy difícil y de hecho lo es; pero es la única salida segura, es la garantía de que lo lograremos y es un regalo poder contar con quien lo puede todo. Mismo que sabia de antemano que esto ( lo que sea que este pasando) llegaría a tu vida… Para Él no hay sorpresas, ni sobresaltos, Él no se abruma, ni se asusta; tiene el Poder y control de todas las cosas. Y tiene un plan!… con todo y solución incluida.

Me tranquilizo, adiestro mi mente (Filipenses 4:8) descansando en Él y en sus promesas.

Cuando recibí la noticia.. ya en mi estaba una sensación de paz mezclada con un sustito y expectativa de lo que pasaría y de lo que Dios haría conmigo. Sentimientos encontrados.

Había paz, también incertidumbre…

Nos sentamos en la sala de mi casa para hablar y organizar nuestras ideas, y ésta lucha de sentimientos se hizo cada segundo más y más grande, entonces lo verbalicé, rompí el silencio frente a mi esposo y mi hermana Cornelia y como una ametralladora, solté una ráfaga de preguntas. Algunas, las primeras , fueron atendidas, pero luego, hubo una respuesta que enfrentaría a todas las demás..

Esa respuesta vino de uno de ellos diciendome: Tranquila querida, ¨un día a la vez¨ . En ese momento Dios me vuelve a hablar, en esta ocasión a través de mi hermana.

Asumí esa expresión como una orden divina en mi vida; Como un bastón de apoyo para lo abrumador del camino, y entonces preparé mi mente y corazón para emprender cada día este viaje; Estando convencida de que Dios tenía un plan maravilloso para mi, aunque no lo veía, lo creía.

La realidad seguía ahí. Mucho dinero que buscar, un largo proceso, muchos cambios, mucha gente afectada, pero una poderosa verdad: Dios al control.

Hice mi esfuerzo por vivir un día a la vez, y pienso que en gran manera.. en buena parte del camino, lo logré!

Es que Dios no desperdicia una pena y es experto en convertir el caos en paraíso!

Fue hermoso que en medio de este proceso, un tanto tenebroso e incierto , pudieramos mi familia y yo.. en especial mis dos acompañantes del camino. (mi esposo y mi hermana) ver la mano poderosa, creativa, milagrosa, abundante y sorpresiva de nuestro Dios.

Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de vivir bajo la poderosa mano de Dios, que hace milagros de todo tipo en nuestras vidas; sólo nos toca confiar, no importa qué, no importa cómo, sólo confiar y creer profundamente en que Él es capaz de hacer lo que ha dicho que puede hacer.

Viviendo un día a la vez, creyendo lo que Mateo 6: 34 nos dice, que “cada día tiene su propio afán…” Una forma de enseñarnos, que definitivamente no tenemos control del futuro, y que Dios, día a día nos llevará en el proceso, paso a paso.

Cuando adjunté esta verdad a mi corazón, fue antídoto a la desesperación, bajó considerablemente ese sentimiento abrumador. Lo que pasó conmigo después, es que tenia una gran expectativa de lo que Dios haría en mi vida.

Este blog no podría llamarse de otra manera que no fuera ¨un día a la vez¨, pues esta expresión (un tanto cliché) fue la verdad de Dios que derrotó la mentira y la angustia que invadió mi corazón.

Mi recomendación es que si estas pasando por una temporada dificil, no te dejes abrumar, deja que la Paz de Dios gobierne tu vida, día a día. Vive un día a la vez, y mantente firme en el camino. Deja que Dios vaya contigo, Él sabe muy bien el camino!

»Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy. Mateo 6:34 NTV